miércoles, 25 de enero de 2017

#narrativa situacional: MAL EMPIEZA LA JORNADA LABORAL

Hoy he de reconocer que he iniciado de mi jornada laboral muy mal, fatal. A primera hora me he dado cuenta que una de las ruedas de la herramienta que utilizo para desplazarme, es decir una furgoneta, tenía una de las ruedas delanteras pichada, y  claro, había que cambiarla. He dudado si llamar a seguro y si esto lo tiene incluido, para que alguien me la cambiara o cambiarla yo mismo. Lo primero me ha dado un poco de reparo porque supone sacar a alguien de la cama para hacer este trabajo, que venga y que vea a un tío hecho y derecho que no sea capaz de solucionar esto es para enfadarse, y segundo me he dicho: lo voy a hacer yo.
Total lo primero que tengo que hacer es localizar la rueda de repuesto; lo segundo;  ver como sacar dicho elemento de su sitio; tercero encontrar las herramientas necesarias  para poder realizar la maniobra de desmontaje  y montaje, y cuarto no enfadarme. Al final de una pérdida de tiempo considerable he tenido que tirar manual para saber donde demonios está todo eso. La rueda la encontré pero escondida, el sistema para poder sacarla después de un rato intentando entender que decía el manual también, y lo que no he encontrado bajo ningún concepto es la llave, la maldita llave que afloja las tuercas de la puñetera rueda. Por lo visto esta se encuentra en la parte trasera izquierda de no sé donde, pero al ver que no era capaz de saber donde  se encontraba este tesoro, mi tesoro, he dudado si el Nobel que ha escrito este texto viendo el vehículo desde delante o desde atrás, por lo tanto mi izquierda visto desde atrás es la derecha del novelista este o viceversa. Dio lo mismo; ni a izquierdas ni derechal a llave no está, por lo tanto he tenido que usar una de los chinos de codo, mala como su puñetera tía abuela y que no encajaba bien para poder a duras penas, sacar las tuercas de la rueda de la furgoneta del demonio.
Tiempo de la operación logística, preparatoria,  búsqueda y rescate de los materiales necesarios, cabreos varios, improperios a la iglesia y al estado, blasfemias contra tanta modernidad en el transporte por carretera y abandonos esporádicos por falta de fe de mi innata capacidad para hacer algo, una hora. Una hora pasando más frio que un esquimal en el Polo Norte y con mas mierda en mis manos que la bombilla de una cuadra, y todo para no molestar a un tío que está de guardia y que le van a pagar por eso.

Por lo tanto mala muy mala mi iniciación al trabajo en un día que se las prometía tranquilo, anodino, apático, y de encefalograma plano y todo por demostrarme a mí mismo que era capaz, y lo he sido, pero el coste ha sido demasiado alto. 

by mmc
@iarte2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...